Tajín: La ciudad del relámpago PDF Imprimir E-mail

 

Zona Arqueológica de Tajín, Veracruz¹

 

“Andando cateando los montes [...] con el fin de exterminar las siembras del Tabaco, como es de su obligación: en el paraje llamado en Lengua Totonaca del Tajín, [...] por el rumbo del Poniente de este Pueblo [Papantla] a dos leguas de distancia, entre un espeso bosque, halló un Edificio de forma piramidal con cuerpo sobre cuerpo a la manera de una tumba hasta su cima o coronilla²

La Zona Arqueológica El Tajín, se ubica en el estado de Veracruz, a 16 km al sur de Poza Rica y a 14 km al norte de Papantla. Tajín significa en totonaco rayo, trueno, huracán, se trata, entonces, de la ciudad sagrada del Huracán o del Rayo, sin embargo no es factible afirmar que este fuera su nombre original.

Existen dos teorías respecto del origen de los forjadores de El Tajín, coincidiendo en la mayoría con una población pluriétnica, en la que destacan desde el periodo Preclásico (2500 a.C.-150/200 d.C.), en cantidad, los grupos de origen huasteco y cotoque con lengua de la familia maya.

Ente los siglos VII y XI se registra la llegada de la raíz totonaca, que aportó nuevos y característicos rasgos estilísticos. Esta raíz ya tenía en su bagaje cultural la herencia de los grupos olmecas con nexos en los actuales territorios de Tabasco y el sur de Veracruz.

Durante el periodo Clásico (150/200 d.C.-650 d.C.) El Tajín representó la ciudad mesoamericana más grande e importante de la costa norte de Veracruz, se desarrolló en un espacio entre el río Tecolutla y el río Cazones, y llegó a dominar un amplio espacio a lo largo de la planicie costera del Golfo de México y la Sierra Norte de Puebla.

Su ubicación estratégica la posicionó dentro de una importante ruta comercial que conectaba el Golfo de México con la zona centro del país, durante este momento su desarrollo fue contemporáneo de otras grandes metrópolis mesoamericanas como Teotihuacan, Monte Albán y con el área Maya.

Posteriormente, durante el periodo Epiclásico (650-900 d.C.), tras la caída de Teotihuacan, Tajín se posicionó como el centro rector de la región, hecho que fue acompañado con la llegada de población totonaca.
 

 

 

 

Ubicación de Tajín
 


Ver Tajín 16 en un mapa ampliado

Arquitectura

Arquitectura de la ciudad

La ciudad de Tajín fue construida en la parte inferior de los abanicos fluviales de la Sierra Papanteca, siendo dos barrancos los que determinaron la expansión norte, sur del asentamiento. El núcleo principal o centro monumental de la antigua urbe se extiende sobre una superficie aproximada de 1.5 kilómetros cuadrados, y consta de 168 estructuras construidas con mampostería, en su mayoría templos, altares, juegos de pelota y palacios; abundan los grandes espacios abiertos delimitados por templos y desniveles, decorados con nichos, relieves, pintura mural y bajorrelieves.

Mapa de la Zona Arqueológica El Tajín Entre los elementos arquitectónicos significativos destacan los nichos, los frisos y las cornisas saledizas o voladas. Todos tienen funciones tanto estructurales como decorativas. Los nichos, de los cuales podemos mencionar una amplia variedad en sus formas, están constituidos por piedras cortadas justo a la medida y no están pegadas con ningún cementante, sosteniéndose por su propio peso y acomodo.

El patrón constructivo de El Tajín está integrado por edificios de base cuadrada o rectangular con uno o varios cuerpos superpuestos, y cuya concepción básica no difiere del patrón mesoamericano. Se trata generalmente de estructuras piramidales truncadas con una escalera y alfardas al frente. Los edificios del centro ceremonial están ubicados en una sucesión escalonada de plataformas y explanadas artificiales rodeadas de cerros.

El patrón urbano está organizado alrededor de un núcleo central plano y bajo, dividido en dos secciones. Al sur, en el llamado Grupo Arroyo, se supone que la población se reunía tanto para cuestiones religiosas como para actividades comerciales. En el extremo norte hay edificios con una mayor actividad religiosa, la presencia de sus juegos de pelota, es sin duda también de carácter ritual. El núcleo de la ciudad puede dividirse en cinco partes: Grupo Plaza del Arroyo, Zona Central, La Gran Xicalcoliuhqui, el Tajín Chico y el Conjunto de las Columnas. Dentro de estos espacios sobresalen los siguientes edificios:


Plaza del Arroyo
Se trata de un espacio abierto, delimitado en sus lados por cuatro basamentos piramidales, los del este y el oeste eran de planta rectangular y sustentaban cada uno tres templos. Se piensa que toda el área estuvo recubierta por piso de piedra y adecuada con complejos sistemas pluvial. Una de las hipótesis apunta a que en este espacio se ubicaba el mercado de la ciudad, lugar donde se comercializaban frutas, pieles de animal, cacao, vainilla, aves, entre otros productos.


Juego de pelota Sur
Es el más grande del sitio, está formado por los edificios 5 y 6, uno de ellos con forma piramidal y el otro un cuadrángulo con su adosamiento. Se distingue por las escenas en relieve que se labraron en sus paredes laterales, en donde se observan diversos momentos del ritual del juego de pelota.


Pirámide de los Nichos
Es la construcción más representativa de El Tajín. Denominada así porque los tableros que componen sus cuatro fachadas fueron decorados con nichos. Los cuales en total suman 365, como los días del año solar, razón por la cual han recibido atención de los estudiosos en calendarios y cosmovisión mesoamericana.

Juego de Pelota Norte
Ubicado al sur de Tajín Chico, este Juego de Pelota es el más pequeño de la antigua ciudad. Su forma, ubicación y contenido iconográfico revelan su función ritual.


Gran Greca
Esta peculiar construcción adopta la forma de una greca de características monumentales, integrando una plaza interna con dos canchas de juego de pelota dentro de ella. Su fachada tiene decoraciones de nichos. La planta del edificio en forma de greca escalonada representa el movimiento de la serpiente, invocando a Quetzalcóatl.


Tajín Chico
Es un espacio de acceso restringido que contiene entre sus estructuras lujosos edificios de corte palaciego, terrazas con plazas y construcciones de carácter religioso, todos aderezados con bajorrelieves de escenas de gobernantes, grecas y colores.


Edificio I
Se ubica dentro del área conocida como Tajín Chico. En él se observan restos de su estructura interna, compuesta por nichos y tableros, en los cuales es posible apreciar pinturas murales que muestran seres con características de animales y diseños geométricos.


Templo de las Columnas
Se encuentra también en el área de El Tajín Chico, en la parte más alta de la ciudad. Se llama así porque en el lugar se encontraron diversos discos de piedra a manera de columnas y que contienen talladas diversas escenas, algunas relacionadas con 13 Conejo, un antiguo gobernante de El Tajín.

 

 
Desarrollo

Desarrollo3

Si bien el desarrollo cultural de El Tajín alcanzó su máximo esplendor entre el 650 y el 900 d.C., es a partir del periodo Formativo tardío o Protoclásico (400 a.C.-150/200 d.C.), cuando se gestaron las condiciones para la futura grandeza de la urbe. Finalmente, el abandono de la ciudad se sitúa en algún momento a partir del 1100 d.C.4

Fase Tecolutla (0-350 d.C.)
Se levantan las primeras construcciones del centro ceremonial. Posiblemente fueron hechas por grupos procedentes de la Huasteca quienes se establecieron en la región.

Fase Cacahuatal (350-600 d.C.)
Surge una comunidad tajínida que habría de seguir ganando importancia en la comarca hasta alcanzar su plenitud dentro del horizonte clásico, y más específicamente en el Epiclásico. El Tajín se convirtió en el centro religioso y administrativo más grande de las costas orientales de Mesoamérica. El núcleo ceremonial llegó a abarcar una extensión de 5.2 km cuadrados, con palacios, pirámides y juegos de pelota.

Durante el periodo clásico El Tajín representó la ciudad mesoamericana más grande e importante de la costa norte de Veracruz. Se desarrolló en un espacio entre el río Tecolutla y el río Cazones, llegando a dominar un amplio espacio a lo largo de la planicie costera del Golfo de México y la Sierra Norte de Puebla. Su ubicación estratégica la posicionó dentro de una importante ruta comercial que conectaba al Golfo de México con la zona centro del país, durante este momento su desarrollo fue contemporáneo con otras grandes metrópolis mesoamericanas como Teotihuacan, Monte Albán y con el área Maya

La antigua ciudad de EL Tajín tuvo un importante vínculo con Teotihuacan, así como con las regiones del sureste mesoamericano, Oaxaca y el Altiplano Central, basado principalmente en el comercio de bienes suntuarios y de uso cotidiano. Los productos incluían vainilla, cerámica fina, algodón, telas finas, plumas de aves y pieles de grandes felinos.

Fase Isla A (600-900 d.C.)
Se amplía el centro ceremonial. Se concluye la Pirámide de los Nichos y comienza la construcción del complejo llamado Tajín Chico. En su época de esplendor, la ciudad ocupaba aproximadamente 196 hectáreas, con una población de entre 15,000 y 20,000 habitantes. Su gran desarrollo constructivo se debe a los recursos obtenidos por la explotación de las amplias llanuras aluviales y sus  abundantes recursos agrícolas. Esta fase de auge coincide con el final del poderío teotihuacano. En cuanto aquel predominio decae, Tajín toma el control comercial en la región, y se adueña, por ejemplo, de la distribución de obsidiana, ahora ya con yacimientos propios, ubicados en el área central de Veracruz.

Fase Isla B (900-1100 d.C.)
Última etapa de ocupación. Tras la decadencia de Tajín no surge ningún estado que desempeñe un papel rector como el logrado por esta capital. Durante el periodo Posclásico (900-1521 d.C.), algunos centros, ejercieron su dominio sobre territorios reducidos y fueron presa fácil de la posterior expansión mexica. Una vez abandonada la ciudad, diversos grupos de filiación totonaca ocuparon el sitio derruido.

 

 
Exploraciones

Exploraciones en El Tajín

En 1785 el cabo de ronda (jefe de patrulla militar) Diego Ruiz, buscando plantaciones clandestinas de tabaco, redescubrió para el mundo occidental la que hoy se conoce como Pirámide de los Nichos y realizó una descripción y un dibujo del edificio que aparecerían publicados en la Gaceta de México del 12 de junio de ese año. En 1804 Tajín es mencionado en la obra Due antichi monumenti di architettura messicana, publicada en Roma por el jesuita P. J. Márquez, en la que se repite la noticia de la Gaceta de México. En 1806, por interés del rey Carlos III, el explorador belga Guillermo Dupaix, en uno de sus viajes por Nueva España, visita Tajín. Posteriormente, en 1811, Alexander von Humboldt emprende una expedición a el Tajín y en su Ensayo político sobre el Reino de la Nueva España, (Vol. II) proporciona algunas observaciones geográficas y topográficas del lugar, dándolas a conocer en Europa. Unos años después, el arquitecto y dibujante Carl Nebel llega al lugar y realiza una serie de litografías que publica en su Viaje pintoresco y arqueológico sobre la parte más interesante de la República Mexicana en los años trascurridos entre 1829 hasta 1832. Al finalizar el siglo XIX, en 1892, el historiador Francisco del Paso y Troncoso organiza un viaje a Tajín con el motivo de recuperar piezas importantes para la Exposición Histórica Ibero-Americana, el resultado de su exploración fue publicado en los Anales del Museo Nacional de México en 1911 (3ra época, Vol. II).

Ya en el siglo XX, entre 1930 y 1938, con el descubrimiento de petróleo en la región, se abrieron carreteras que permitieron visitas más frecuentes al sitio arqueológico. En los estudios que presentó Herbert J. Spinder sobre El Tajín, en el Congreso de Americanistas de 1930, se asocia por primera vez los 365 nichos de la Pirámide con una referencia al año solar y, además, se describen minuciosamente los bajorrelieves de las estructuras destinadas al juego de pelota y de las columnas del área llamada El Tajín Chico. Un poco después, Enrique Juan Palacios y Enrique Meyer publicaron La Ciudad Arqueológica de El Tajín y sus Revelaciones, con interpretaciones sobre sus edificios, relieves y esculturas. En aquella década de los años 30 el Departamento de Monumentos Artísticos, Arqueológicos e Históricos le asignó al ingeniero topógrafo Agustín García Vega la limpieza y la excavación de la zona. El primer edificio que quedó totalmente liberado de vegetación fue, justamente, la Pirámide de los Nichos y, con la limpieza de otras estructuras, quedó listo un primer plano general de la zona arqueológica de El Tajín. Para 1938 dan inicio los trabajos de liberación y exploración del área por la compañía petrolera Sinclair Oil Co., lo cual permitió la construcción de caminos y el acceso con mucha mayor facilidad.  

A partir de 1940, ya creado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se llevaron a cabo nuevos trabajos arqueológicos: En términos generales, los resultados permitieron identificar las etapas constructivas de los edificios, establecer la secuencia cronológica con base en la cerámica, actualizar el plano general de toda la zona explorada, y se adecuó una bodega-museo para la visita pública. En 1940 concluidos los trabajos en la Pirámide de los Nichos, se inician las exploraciones de los edificios 2 y 5, hallándose el monumento 5: una escultura de planta poligonal conocido actualmente como el Dios Tajín. En 1944 se inician los trabajos de exploración del Edificio de las Columnas, recuperándose las columnas con bajorrelieves que relatan la vida cortesana y religiosa de la elite de El Tajín.

En 1963 se concluyó un primer desmonte de la Zona Arqueológica, y quedaron completamente a la vista la Pirámide de los Nichos, el Juego de Pelota Sur y diversos edificios que aclaraban la orientación y el patrón norte-sur del centro ceremonial. Para 1972 se contaba ya con importantes estudios topográficos de las estructuras, con planos del sitio, y con dibujos a color de la cerámica encontrada en las intervenciones.  

Durante 1981 y 1983 especialistas del INAH realizan una restauración de los edificios explorados hasta el momento, los trabajos estuvieron dirigidos por el arqueólogo Ariel Valencia.

Entre 1984 y 1992 se desarrolla el Proyecto Tajín a cargo del arqueólogo Jürgen K. Brüggemann, auspiciado por el Gobierno del Estado de Veracruz, el INAH y la Universidad Veracruzana. Los objetivos principales del proyecto consistieron en la investigación, consolidación y conservación de los monumentos arqueológicos, atención, conservación y estudio de los fragmentos de pintura mural, la realización de catálogos de materiales arqueológicos, así como conocer los aspectos urbano-arquitectónicos de la ciudad y atender de buena forma los problemas de drenaje de aguas pluviales. Se restauraron espacios arquitectónicos y áreas de accesos en una superficie de 24 Has. Brüeggerman, recorrió las fechas de fundación y esplendor a épocas más tardías, considerando el máximo esplendor entre los siglos VIII al XII. En 1992 se inicia la intervención del edifico y, además, la liberación y restauración de la barrera arquitectónica y escalinata de acceso al conjunto de Tajín Chico. Para el mismo año se realiza el convenio de participación e investigación con la Universidad Autónoma de Nuevo León, Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos, dicho convenio con fines de análisis de materiales (Proyecto Laguna Verde).

En 1991 y 1992 la Dra. Annick Dannels explora el Edificio 22. En 1992 El Tajín fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). Ese mismo año la doctora Sara Ladrón de Guevara y un equipo interdisciplinario realiza el catálogo de Pintura Mural de El Tajín. De igual forma el Dr. Brüeggerman explora el edificio 33. En 1994 el arqlgo. Héctor Cuevas excava y restaura el edificio Y, en este mismo año la Dra. Yamile Lira excava y restaura el Palacio del edificio de las columnas. En 1997 El Dr. Brüeggerman y su equipo lleva a cabo el reconocimiento de superficie en el área circunvecina a la zona arqueológica de El Tajín

Durante 2004 la arqueóloga Laura Pescador lleva a cabo el proyecto De lo doméstico a lo sagrado: Los espacios habitacionales en la antigua ciudad de Tajín. Actualmente, mediante el empleo de tecnología de punta y en conjunto con otras dependencias gubernamentales, bajo la dirección de la Dra. Patricia Castillo, se llevan a cabo estudios de prospección mediante diversos modelos en 3D, los cuales han permitido obtener nuevos datos sobre esta zona arqueológica. Uno de ellos es el proyecto de mapeo digital, el cual mediante el empleo de tecnologías de Detección de la Luz a Distancia (LIDAR), un método de percepción remota láser que permite prospectar el terreno buscando edificios prehispánicos que aún se encuentran bajo tierra y que en superficie no son perceptibles, resulta factible crear modelos 3D de alta precisión llegando a escalas tan precisas que es posible incluir detalles de las estructuras. Mediante el empleo de esta técnica se busca además localizar áreas de enterramiento, puesto que hasta el momento no se han podido recuperar entierros que permitan conocer aspectos sobre las prácticas mortuorias de esta gran metrópoli mesoamericana.

 

 
Recomendamos

Te recomendamos:

INAH TV, El Tajín

Paseo Virtual por Tajín

El Tajín en Paseos culturales del INAH

Descubren relieve de personaje sagrado en El Tajín

Hipótesis de la traza de El Tajín

Museo de Antropología lucirá columnas de El Tajín

Murales totonacos recobran colorido y simbolismo

Zona Arqueológica El Tajin (Con Museo)

 

 
Bibliografía

Referencias bibliográficas

Brüeggemann, Jürgen
1991. Proyecto Tajín. Cuaderno de trabajo. Dirección de Arqueología. INAH

Brüeggemann, Jürgen, Sara Ladrón de Guevara y Juan Sanchez Bonilla
1992. Tajín. Edición del Citybank-México, El Equilibrista

Castillo Peña, Patricia
1995. Expresión simbólica del Tajín. Colección Científica INAH

García Payón, José
1973. Enigmas de El Tajín. Colección Científica INAH

Leonardo López Luján
2008. El Tajín en el siglo XVIII. Dos exploraciones pioneras en Veracruz. En: Arqueología Mexicana Enero-Febrero. Vol. XV, Número 89. Ed. raíces

Pascual Soto, Arturo
2006. El Tajín: en busca de los orígenes de una civilización. INAHUNAM-IIE

Pescador, Laura
1992. Los juegos de pelota en el Tajín. Tesis de licenciatura, Escuela Nacional de Antropología e Historia. INAH-SEP

Piña Chan Román y Patricia Castillo Peña
1999. Tajín ciudad del dios Huracán, FCE, México

Revista Arqueología Mexicana
1993-1994. Tajín. Vol. I. Diciembre-Enero Ed. Raíces

 

 
Fotos

 

Última actualización el Jueves, 14 de Mayo de 2015 14:59